POR LAS FILIALES: HOSPITAL MARIE CURIE Imprimir E-mail


“Es fundamental modernizar la tecnología y el equipamiento”

Los profesionales reclaman una actualización tecnológica acorde a la complejidad de la patología oncológica. Además, ante el crecimiento de la demanda, se agudiza la necesidad de contar con más recurso humano


¿Cómo evolucionó la demanda en los últimos años?
Cristina Rosales: Hay que tener en cuenta que este hospital es monovalente, que acá se atienden pacientes con cáncer, mayores de 16 años, además, que es referente para la derivación nacional de esta patología. En este contexto, cada vez hay más demanda de pacientes en el hospital, sobre todo por ser gratuita la atención y de alta calidad.
Laura Devotto: Por otro lado, se atienden muchos pacientes extranjeros, por ejemplo de Paraguay, ya que en ese país la atención oncológica es paga.
Eduardo Sabelli: Otro dato a considerar es que la demanda creció porque la patología oncológica aumentó y además, la gente se queda sin cobertura y viene a atenderse al hospital.

¿Y cómo se afronta esta creciente demanda, en cuanto a las posibilidades de recurso humano?
Sabelli: La planta profesional del hospital es insuficiente, ya que se ve sobrepasada. Se necesitan nuevas partidas para ser cubiertas por nuevos profesionales.
María Miramont: Hay que aumentar la planta permanente en función del crecimiento de la patología oncológica, la complejidad del  tratamiento y el aumento de la derivación. El trabajo es interdisciplinario, no solo participan  oncólogos, sino además psicólogos, asistentes sociales y otros profesionales que desde sus disciplinas aportan para tratar a los pacientes.
Patricia Bogado Pino: A pesar de que llegaron los nombramientos de todas las especialidades que ya tenían partidas asignadas, estos solo cubren a las personas que se jubilaron o se fueron y ni si quiera a todos ellos.

Y en ese sentido, ¿cuáles son los principales logros?
Rosales: Gracias a nuestra insistencia ante el Ministerio de Salud y con el apoyo de la Asociación de Médicos Municipales, logramos concretar los nombramientos. Es la primera vez que se efectivizó un número importante de oncólogos.
Miramont: Ahora contamos con oncólogos para la guardia, antes no había en este servicio.

¿Cuál es la situación en cuanto a la tecnología?

Alejandro Fernández: Una cuestión clave para el diagnóstico y tratamiento de la patología oncológica es la tecnología. En este punto, el hospital cuenta con algunos aparatos de primera generación, como en Anatomía Patológica que incorporó la tecnología ventana, que sirve para la automatización inmunohistoquímica. Somos el primer hospital público en el país que cuenta con esto, se nos entregó en comodato autorizado por el Gobierno de la Ciudad. Entre sus principales ventajas, da calidad y velocidad a los tratamientos del paciente oncológico. Se puede, por ejemplo, adelantar un diagnóstico 20 días y así acelerar el proceso. Pero, por otro lado, tenemos un servicio de radioterapia con profesionales de primer nivel, que aún funciona con bombas de cobalto. La tecnología tiene que ser brillante en el hospital público y nosotros estamos esperando todavía que llegue un acelerador lineal; además de un PET-TC.
Rosales: El tomógrafo que estamos utilizando es de última generación y se obtuvo por una donación. Aspiramos a tener tecnología de alta complejidad. Por ejemplo, con el cobalto no podemos hacer intensidad modulada y radiocirugía, pero si tratamientos paliativos, aunque con la alta tecnología también se pueden optimizar.
Fernández: El problema fundamental es la falta de tecnología de alta complejidad, con la que trabajamos es de la década de 1970 y hace falta nueva tecnología con criterio terapéutico y diagnóstico. En lo único que estamos actualizados es en el tomógrafo.
Carlos Markmann: La tecnología es cara si la tiene que comprar el hospital, pero no para el presupuesto municipal. No puede haber un hospital oncológico que no tenga un PET-TC. Además, falta el ecógrafo y los médicos que manejen el aparato.

La situación edilicia ¿ha mejorado?

Markmann: En los últimos tiempos hubo algunas mejoras edilicias y de organización para la atención. Se mejoró el área de recepción de pacientes para pedir turnos y también el sistema informático, lo que agiliza el sistema.
Rosales: Anteriormente, se había remodelado el Hospital de Día, que fue un avance muy importante. La filial también se remodeló: se compró una computadora y se instaló internet para  poder brindar un mejor servicio a los afiliados y estar comunicados.
Bogado Pino: También se reformó curieterapia, se la optimizó mediante blindajes para cumplir las normas actuales de radioprotección exigidas por la Comisión Nacional de Energía Atómica.
Miramont: Realmente el hospital necesita ampliación de las áreas de internación, no dan abasto las camas. El hospital está preparado para edificar un piso más arriba, si esto se hace podríamos dar más respuestas. También hacen falta camas de neutropénico febril.
Fernández: Hay dos camas de UTI que no se pueden utilizar por falta de personal de enfermería.
Nélida Aquino: Estamos recibiendo mucha gente que necesita internación, pero no tenemos camas. Los pacientes que se atienden en nuestro hospital no quieren ir a internarse a otros y tampoco los aceptan cuando los derivamos, porque todo el sistema tiene el mismo problema.


LOS NÚMEROS DE LA ATENCIÓN 2010
5192 consultas por año:
208 consultas de primera vez
4416 en tratamiento activo.
568 consultas para control.
Solo el 20% requirió internación.
El 97,15 % ingresa con diagnóstico de patología oncológica


LA FILIAL
Presidente: Cristina Rosales.
Vocales: Elsa Alcoba, Ricardo Santos, Laura Devotto, Alejandro Fernández, María Alejandra Miramont, María Teresa Abella, Alicia Privitello, Patricia Bogado Pino, Jorge Lanatta, Nélida Aquino, Gabriela Malcervelli y Javier Valentini.
Revisores de cuentas: Eduardo Sabelli, Sara Sosa y Carlos Markmann.


LOS PROYECTOS DE LOS MÉDICOS
“A raíz del 80 aniversario del hospital, se efectuaron unas jornadas con la participación de invitados extranjeros que dieron lugar a la conexión con el Instituto Marie Curie de Paris para realizar un proyecto de medicina traslacional. Es la creación de un banco de material biológico con muestras de todas las cirugías que hacemos en nuestro hospital. Además, se está llevando a cabo en la fase de inicio, un protocolo de investigación clínica en cáncer de mama en colaboración con el Instituto Leloir y el Instituto Nacional de Cáncer de EE.UU”, explica el Dr. Alejandro Fernández. Por su parte, la Dra. Cristina Rosales agrega: “Tenemos un deseo: que el hospital sea llamado para participar del Instituto Nacional de Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación, ya que es el que atiende mayor cantidad de pacientes oncológicos en el país”.